El más famoso paisajista mexicano es plasmado en esta pizza igualmente mexicana: Los frijoles con cacao hacen el fondo terroso, la calabaza y el romero dejan insinuar en distintos planos de sabor todas las distancias del cuadro, finalmente  la mezcla de queso oaxaca y queso cotija pintan una esponjosa nube que quier salir del cuadro y saltar al paladar. Un delicioso paisaje gastronómico que es imposible de rechazar.