Las sandías de tamayo parecen del plato emulando la falsa perspectiva de tamayo flotando sobre un blanco y erótico mousse de chocolate blanco, la simpleza y la sencillez del desnudo se acompañan con un delicado sabor a pera.