Este espresso  cortado con cardamomo y clavo es corto y fuerte y especioso como un grito. El cardamomo nos evoca el fiordo que Munch pintaba, cuando la naturaleza le gritó en un atardecer lleno de fuego y representado por el clavo.