Esta icónica obra maestra del arte japonés encuentra una traducción gastronómica en un delicioso y helado café espresso freddo acompañado de un pequeño monte fuji hecho de raspado de espresso y unos flotantes granos de café.